lunes, 15 de marzo de 1999

LA OTAN NO FUE LA PRIMERA EN BOMBARDEAR SERBIA Y MONTENEGRO

FUENTE: http://www.srpsko-nasledje.co.yu/sr-l/1999/06-ratno/article-06.html


CÓMO “LOS ALIADOS” BOMBARDEARON
SERBIA Y MONTENEGRO:
OPERACIÓN “LA SEMANA DE LAS RATAS”
EN LAS BOMBAS SE PODÍA LEER
FELICES PASCUAS
Escribe:
Petar Aleksić.
Junio de
1999.
-¿Por qué las destrucciones de los ingleses y norteamericanos de Serbia y Montenegro siguen siendo el tabú del regimen de Tito y del actual régimen?
- ¿Por qué se sigue diciendo, cuando ya han pasado más de 50 años, que Tito y su Cuartel General no tenían nada que ver con la masacre anglo-americana de las ciudades más grandes de Serbia y Montenegro?
-¿Cuál era el motivo real de las destrucciones de las ciudades más grandes?
-¿Cómo funcionó el guión de la clásica invasión terrorista por parte de los ingleses y norteamericanos de Serbia y Montenegro?
-¿Por qué nunca se hizo una lista de las víctimas de nuestros “liberadores y aliados occidentales”?
-¿Por qué el número de bajas de nuestros civiles inocentes en los bombardeos anglo-americanos han sido 300 veces más grandes que el de las víctimas de los invasores alemanes?
-¿Quién pedía, quién proponía, y quién otorgaba las destrucciones de los “aliados” de decenas de ciudades, villas y pueblos serbios y montenegrinos?
-¿Cómo fue organizada “la semana de las ratas” en Serbia por parte de los ingleses y norteamericanos?
-¿Qué papel en la masacre de miles de indefensos -entre ellos mujeres, niños y ancianos- tenía el mariscal Tito, Koča Popović, Mitar Bakić, los miembros del Cuartel General y otros cabecillas en Serbia y en Montenegro?


Foto de los bombardeos:
Las destrucciones sin piedad anglo-americanas de decenas de ciudades serbias y montenegrinas que empezaron en 20 de ocubre de 1943 y acabaron el 18 de septiembre de 1944 en vísperas de la invasión stalinista sobre Serbia, siguen siendo uno de los mayores misterios de nuestra historia moderna.
Sobre esta gran operación aérea nadie se atrevía a escribir (aunque el número de víctimas es alrededor de 10.000. civiles- nota del traductor) aunque se llevó miles de inocentes -entre ellos bebés recién nacidos- en tiempos de Tito nadie se atrevía a escribir sobre este asunto espinoso. Nadie intentó arrojar luz sobre este asunto ni después de su muerte ni siquiera después de que se desintegró la Yugoslavia de Tito. Los regimenes oficiales de Serbia y Montenegro, ex - regímenes de Slobodan Milošević y Momir Bulatović, no intentaron aclarar qué ocurrió en la más trágica invasión aérea jamás organizada en nuestros territorios.
El misterio que cubre la acción de ingleses y norteamericanos sigue hasta hoy sin resolverse. Las claves siguen ocultas. Sigue sin saberse quién exigió la ejecución de esta operación ni quién daba el visto bueno. Todo fue ejecutado bajo el pretexto de expulsión de alemanes de Serbia y de Montenegro, hasta hoy no se saben los verdaderos motivos de esta invasión, ni qué efectos tuvo. Mucho menos se sabe por qué los ingleses y norteamericanos ejecutaban esta operación “de un modo especial”. No se sabe por qué sobre Serbia y Montenegro (únicas repúblicas bombardeadas; Yugoslavia constaba de 6 repúblicas – nota del traductor) se arrojaban alfombras de bombas, ni por qué practicaban sobre nuestras ciudades lo que posteriormente aplicaron en Alemania nazi de Hitler. Y por fin, sigue sin respuesta la pregunta: por qué esta acción terrorrista se prolongaba aunque se sabía desde el principio que los alemanes en Serbia y en Montenegro “apenas tenían bajas” y que los efectos reales eran “miles de nuestros hombres muertos” – según afirmaba Tito a su más cercano colaborador (el esloveno) Edvard Kardelj.
Sólo hace poco algunos enigmas de este misterio han empezado a resolverse tímida y superficialmente.
En Leskovac, tal vez la ciudad con más víctimas de esa “ayuda” anglo-americana de “aliados y liberadores”, se organizó una reunión científica, pero después de las controversias en torno al tema hoy por hoy ésas son aún más grandes. Formalmente el tabú ya no existe, sin embargo verdaderos motivos y razones de la operación siguen sin ser descubiertos.
TODO EMPEZÓ EN 1943 CON LOS BOMBARDEOS SOBRE NIŠ
Después de las investigaciones en los archivos yugoslavos, rusos e ingleses “La voz de Europa” descifró el gran secreto de nuestra historia.
De la historia que sigue aquí se verá todo- miles de víctimas inocentes, los verdugos y las víctimas, el guión que se escribió con sangre. Se reconocerán los que pidieron y otorgaron todo eso, y todo el cinismo de esta “misión humana”. Se verá la razón y la sinrazón de aquellos que siguen temiendo la verdad, quienes prefieren el engaño a vidas humanas, quienes gustan más de la utopía que del honor. Se descubrirán los que por el poder lo dieron y lo dan todo, se revelará que entre víctimas hubo indefensos ancianos y recién nacidos.
Niš fue la primera víctima de los bombardeos aliados, segunda ciudad más grande de Serbia.
Era miércoles 20 de octubre de 1943. Era la una y 3 minutos. En un vuelo rasante se acerca una docena de bombarderos.
De la polvareda densa que cubre la ciudad se oyen sólo gritos. Sobre todo de los barrios más pobres al lado de la estación de ferrocarrril, de las calles: Šumadijska, Drinska, Prizrenska, Kajmakčalanska, Šiptarska, Gvozdena i Banjalučka.
NIŠ OBJETIVO 15 VECES
A parte de Niš que fue destruido 15 veces y Belgrado 11 veces bombardeado, los ingleses y norteamericanos -gracias al concentimiento de Tito- han destruido todas las ciudades y barrios de Serbia y de Montenegro.
Kraljevo fue bombardeado 6 veces, Podgorica, Zemun y Alibunar cuatro veces, Novi Sad tres veces, Smederevo, Nikšić, Ćupriju y Popovac cerca de Paraćin dos veces.
Víctimas de los bombardeos fueron también los civiles indefensos de Sremska Mitrovica, Ruma, Veliki Bečkerek, Kruševac, Peć, Kragujevac, Kovin, Pančevo, Velika Plana, Bijelo Polje, Prijepolje, Kuršumlija, Prokuplje, Vučja, Lebane, Grdelica, Podujevo, Raška, Stalać, Mitrovica, Priština, etc.
El infierno duró 14 minutos
En los escombros perdió la vida más de 250 personas, entre ellos mujeres y niños.
Misa para las víctimas de los bombardeos aliados
Los objetivos de los invasores alemanes en Niš sufrieron leves daños durante los bombardeos.
En presencia de varios miles de habitantes de Niš después de la misa, las víctimas fueron enterradas en una fosa común con una cruz en el medio en la que fue inscrito:
“20 de octubre de 1943”

Siete días después el 27 de octubre a las once de la mañana fue oficiada una misa en la iglesia ortodoxa “Saborna crkva” en Belgrado en memoria de las víctimas de los bombardeos de Nišu.
EL SECRETO GUARDADO MEDIO SIGLO
El mismo día a la misma hora se oficiaron misas para las víctimas de los bombardeos de los aliados anglo-americanos en Niš, Kragujevac, Požarevac y muchas otras ciudades de Serbia.
Un mes después a finales de noviembre de 1943 Tito fue nombrado mariscal a propuesta de sus colaboradores de Eslovenia, en la ciudad de Jajce. El día 5 de febrero de 1944 envia a sus delegados en Serbia un telegrama que guaraba el secreto más de 50 años – el secreto mejor guardado de la Segunda Guerra Mundial- sobre quién pidió, quién proponía y quién daba visto bueno para las destrucciones bestiales de las ciudades de Serbia y de Montenegro.
En este telegrama Tito informa a sus personas de confianza en Serbia que les manda para una misión especial al mayor inglés Johnny Hanecker, el miembro de la misión militar británica del Cuartel General de NOVJ.
EL TELEGRAMA REVELA - TITO BOMBARDEÓ SERBIA
“Todos vuestros deseos respecto a la ayuda de las fuerzas aéreas aliadas Johnny Hanecker tramitará a la misión aliada del Cuartel General de NOVJ. El Cuartel General DECIDIRÁ si el objeto propuesto será bombardeado”.
El telegrama despeja los dilemas que nuestros historiadores y chivatos de Tito inventaban durante décadas para conservarle al “hijo más gande de nuestras naciones y nacionalidades” de sí mismo. Ellos afirmaban durante décadas que Tito y su Cuartel General no tenían nada que ver con los bombardeos anglo-americanos, que no daban el visto bueno, que Tito –supuestamente- se enfadaba con los ingleses y norteamericanos por esta operación monstruosa, incluso se inventó que escribió protestas a sus aliados occidentales por las destrucciones despiadadas de las ciudades serbias y montenegrinas, por la matanza injustificada de los civiles indefensos. Ahora es más claro que el agua que Tito pedía y daba visto bueno a todas esas acciones terrorristas y que su palabra fue la primera y la última. Sus delegados en Serbia y en Montenegro –según las directrices de Tito- anunciaban sus deseos, esos deseos Tito contrastaba con los suyos y él sólo desidía cuándo, cómo y con cuántos aviones y bombas serán realizadas las acciones.




TODO FUE GUIÓN DEL CUARTEL GENERAL
Reveló a sus colaboradores en Eslovenia a finales de julio de 1944 Edvard Kardelj, con este telegrama de Tito:
"Alcancéis un acuerdo con los ingleses sobre la colaboración con su aviación en las acciones como: ametrallamiento de hileras, bombardeos menores de blancos concretos, etc.) Ellos colaboran de esta forma en toda Yugoslavia. BOMBARDEOS DE CIUDADES Y BOMBARDEOS MASIVOS LOS APRUEBA SÓLO EL CUARTEL GENERAL”.

El segundo bombardeo de Niš
Este telegrama de Tito despeja cualquier emigma sobre los bombardeos posteriores de ciudades serbias y montenegrinas, igual que del primer ametrallamiento anglo-americano de Niš. Respecto al mecanismo utilizado en ellos es de suponer que Tito no pedía permiso para los bombardeos de Niš de sus personas de confianza en Serbia sino que sólo cumplía sus deseos.
Los ingleses y norteamericanos otra vez bombardearon Niš el 30 de marzo de 1944. Tan sólo una bomba que pesaba 500 kilos demolió 4 casas familiares en el centro de la ciudad.
Seis días duraron las operaciones de desescombro para retirar los cadáveres y los heridos. El séptimo día al lado de la fosa común de los bombardeos de 20 de octubre de 1943 cavaron otra fosa común para once personas, el resto fue enterrado en los panteones familiares el día 7 de abril de 1944.
El tercer bombardeo de Niš
El tercer bombardeo de Niš fue el 5 de abril de 1944.
Murieron 88 personas y 184 resultaron heridos.bajo los escombros quedron familias enteras. Decenas de casas familiares fueron destruidas y viviendas. Bombas caían incluso sobre el cementerio y la iglesia ortodoxa “Saborna crkva” fue demolida.
Los objetivos alemanes quedaron intactos.
“Bombardear Nikšić cuanto antes"
El día 30 de marzo de 1944 a través de un mensaje cifrado Peko Dapčević mando un mensaje a Tito:
“Hay que pedir que los aliados bombardean Nikšić". (Una ciudad en Montenegro- nota del traductor)
Los días 7 y 8 de abril Nikšić ha sido arrasado. En esa ciudad que entonces tenía 5.000 habitantes y alrededor de 10.000 refugiados aquello fue un infierno.
“Debajo de los escombros se encontraron 500 personas entre ellos muertos y heridos, mientras otros quedaron sin casas y ayuda” – comunicó el alcalde de Nikšić Jevrem Šaulić a Cruz roja en Ginebra.
Los aviones de los aliados –declaró Šaulić- no sólo lanzaban bombas sino que también disparaban a los civiles de sus metralletas desde sus aviones.
El día siguite el 9 de abril, se pronunció Radio Londres:
“ Durante los ataques de los aviones británicos sobre Nikšić se arrojaron las bombas bloque de 2.000 kilos. La mitad de la ciudad ha sido destruida. Nikšić ha sido bombardeado porque mariscal Tito así lo exigió”.
PASCUAS DE SANGRE
Seis días después el día 15 de abril – Sábado Santo, por ordenes del Cuartel General y Tito otra vez repartían muerte por Serbia.
Niš por cuarta vez fue bombardeada durante cinco horas. El barrio Cruz roja fue arrasado. No se salvó ni el cementerio, las cruce volaban por los aires..
Los supervivientes abandonaron la ciudad así que el 16 de abril – el Domingo de Resurrección la ciudad estaba vacía.
Los habitantes Belgrado presentían que les esperaba el mismo destino.
Por la ciudad rondaban rumores:
“Asegúrate que en el sótano tienes muchas vacijas con agua. Llévate las mantas de lana al refugio. Prepara los víveres y agua potable para varias horas. Apaga las luces porque las luces son el mejor blanco para los aviones. Sé dispuesto a ayudar a los demás que necesitan ayuda”, etc., etc.
Belgrado de luto
El día siguiente, Domingo de Resurección, Belgrado fue bombardeado de madrugada.
Fue destruido igual o más que el día 6 de abril de 1941 en los bombardeos alemanes.
Todas las iglesias de Belgrado estaban llenas, las calles abarotadas, había más gente que cualquier día de ocupación. Familias enteras iban a visitar a sus familiares y amigos. Los belgradenses querían -aunque sea por un momento- olvidarse de los horrores de la guerra, celebrar el domingo de Resurección.
En Belgrado se acababan de enterar de la noticia que Niš fue bombardeado. Sus habitantes no creían que lo mismo pasará con Belgrado. Ni siquiera se lo creían cuando se oyeron las primeras sirenas. Cuando vieron a los primeros bombarderos anglo-americanos los miraban con curiosidad sin sospechar lo que iba a pasar.
El primer hospital materno fue destruido por completo, que fue levantado gracias a las donaciones de los belgradenses tras la Primera Guerra Mundial. Los anglo-americanos mataron varias parturientas y sus bebés recién nacidos.
Los mayores puntos de los objetivos alemanes ni se rozaron.
El segundo día de Pascua se repitieron los bombardeos
Unas horas más tarde el segundo día de Pascua, seguió la segunda todavía más horrorosa destrucción de Belgrado.
Las bombas “aliadas” cayeron sobre varios hospitales entre ellos: Hospital para enfermedades infeccionsas y Hospital de traumatología; La residencia de los invidentes, La residencia de varones, La residencia de chicas, La residencia de refugiados de Croacia y Bosnia Herzegovina; el Teatro nacional, etc. Fueron destruidas también galerías, salas de cine, bibliotecas, etc. Han sido dañados todos los puentes sobre el río Sava y Danubio.
Las bajas alemanes eran nulas, los edificios intactos.
Murieron 2.000 personas, heridos graves y leves unos 5.000 belgradenses.
Las bombas anglo-americanas mataron cada sexto habitante de Podgorica, 2.500 personas y 4.500 heridos. Los invasores alemanes sólo tuvieron 15 muertos.
En Belgrado las vítimas alcanzaron la cifra de unos 2.000 muertos y más de 5.000. heridos.
FELICES PASCUAS
Los belgradenses no salían de su asombro cuando encontraron una bomba que no explotó en ella se podía leer escrito en letras cirílicas: "Srećan Uskrs" – “FELICES PASCUAS”.
Tito felicida a los ingleses y norteamericanos
Diez días después el día 26 de abril Radio Londres anunció que el mariscal Tito envió un mensaje de gratitud para los bombardeos de los territorios yugoslavos a los ingleses y norteamericanos.
Por aquel entonces Belgrado evacuó todos los hospitales con los enfermos y los médicos y enfermeras fuera de la ciudad. El hospital materno se trasladó al pueblo cercano Zaklopača.
Mucha gente donó dinero y víveres. El empresario Stevan Stefanović donó 1 millon de ninares, el general Milan Nedić 2 millones, los molineros de Pančevo enviaron 25.000 kilos de trigo y maiz y 150 kilos de manteca de cerdo (antaño se utilizaba como aceite de freír- nota del traductor.)
La cruz roja de Požarevac envió 500.000 dinara, Tihomir Dimitrijević del pueblo Aleksandrovac cerca de Požarevac donó 5.000 kilos de maiz, 2.000 kilos de trigo y 50 kilos de manteca de cerdo, etc.
Castigos para los hurtos y robos eran enormes. Milivoje Živanović fue castigado con 30 días de cárcel y 100.000 dinares por vender a los refugiados 5 kilos de harina por el precio de 180 dinares por kilo que era el doble del precio habitual.
KOČA POPOVIĆ
En el telegrama que envió a Tito el día 21 de junio de 1944 Koča Popović propuso que se bombardea “el cementerio en Banovo brdo” (barrio en Belgrado- nota del traductor.)
En un sinfín de tlegramas Koča Popović proponía los blancos al azar sin ningún criterio. De ningún modo proponía el bombardeo de los objetivos alemanes.
LA CARTA AL REY DE INGLATERRA
Diez días tras las destrucciones de Pascua de Belgrado – el 27 de abril de 1944, Božidar Nedić el miembro de la Organización internacional de veteranos y inválidos de guerra escribió una carta al rey de Gran Bretaña.
fragmentos de la carta:
(...)
Permítanme una pregunta: "¿Este crimen se hizo bajo sus ordenes o por lo menos con su conocimiento? Esa pregunta también se refiere al pueblo ingles. ¿Dio el pueblo ingles su consentimiento a través de usted? Sé la respuesta de antemano: No. Sin embargo el pueblo serbio sufrió víctimas inocentes. Nosotros esperamos que así sea (que el pueblo ingles no dio su consentimiento) por ser nosotros sus amigos y aliados; tan sólo ayer usted casó a nuestro joven rey (se refiere a Petar I Karadjordjevic –nota del traductor) así que somos de la familia. En su capital se ancuentra el gobierno exiliado al cual usted conoce y se comunica con él. Al fin y al cabo tiene simpatizantes en nuestro país, así que este acto vandálico es incomprensible. Entonces por qué se bombardearon Niš, Nikšić y Belgrado y por qué se mataron 10.000. serbios.
(...)
Por más que una corona sea querida para su rey ella no debería ser manchada con sangre de gente inocente, sobre todo si esa gente eran aliados y amigos en esta guerra. Qué hará usted con una corona manchada de sangre de gente inocente que le recordará a crímenes hechos bajo su consentimiento. Eso le perturbaría la consciencia y le haría infeliz, y eso usted no permitirá. De eso yo y mi pueblo estamos convencidos.
(...)
Así que mi deseo es de solicitar su atención, el del pueblo inglés y el de la opinión internacional sobre este crimen, porque sería ridículo apelar a la justicia, cultura y civilización sabiendo que las operaciones que ejecuta su aviación nos devuelven a los hunos y avaros, salvajes y los que no conocían a dios.
Božidar Đ. Nedić"
Podgorica totalmente destruida
El diplomático serbio Dr. Miroslav Spalajković declaró: “El intento de Tito a pasar en el valle de Ibar y los bombardeos anglo-americanos son dos movimientos de la misma operación militar”.
Fue el mismo día que se bombardeó Belgrado –el Domingo de Resurrección de 1944 a Podgorica (capital de Montenegro- nota del traductor) le tocó también.
Cetinje estaba bajo escombros. El mismo día fueron destruidas las ciudades de Žabljak, Šavnik, Kolašin, Andrijevica, Gacko y Bileća.
Dos días después – 19 de abril de 1944- el mariscal Tito se dirije a través de Peko Dapčević y Mitar Bakić a sus delegados del Cuartel 2 del cuerpo de NOVJ:
"Escribid qué lugares han de ser bombardeados”.
Dapčević y Bakić contestan:
"Que se bombardean Sjenica, Bijelo Polje y Podgorica. Pedimos contestación urgente. Peko, Mitar."
Tito contestó desde el aire. De madruganda el 5 de mayo de 1944 a Podgorica se dirigieron 120 bombarderos. Fue un auténtico infierno.
Uno de cada 6 habitantes de esta ciudad halló su muerte aquel día.
El invasor aleman tuvo tan sólo 15 bajas.
BELGRADO ONCE VECES BOMBARDEADO
Tan sólo 24 horas tras el final de “La semana de ratas” los bombarderos anglo-americanos arrojaron sobre Belgrado -el 8 de septiembre- 1.000 kilos de bombas.
Diez días después, mientras Tito -satisfecho con los efectos de los bombardeos anglo-americanos- se marcha a reunirse con Stalin a quien pide la invasión terreste de Serbia, Belgrado era el blanco de los bombardeos por onceava vez.

Según las tropas alemanas “60 por ciento de la ciudad ha sido destruida” y Peko Dapčević estaba satisfecho.
“En Podgorica – comunicó a su mariscal – han sido bombardeados básicamente los objetivos militares, el hospital de Kruševac, diversos almacenes y todos los objetivos: Gorica, Ljubović, el monte Kokanereška, el puente sobre Cijevna y los pueblos colindantes. Hubo diez grandes incendios. Según los cálculos 2.000 víctimas. Los efectos políticos, militares y MORALES de los bombardeos son BUENOS”.
Dos semanas después cuando se rumoreaba que “Churchill pide perdón por los bombardeos de Pascua” de la capital, y “el rey de Gran Bretaña promete que lo ocurrido no se repetirá”, Belgrado estaba de luto otra vez.
Era jueves 18 de mayo de 1944. estav ez el ataque era peor que el de la Pascua, duró dos horas y las bombas caían a cada 100 metros cuadrados. Tan sólo debajo de una casa sacaron 32 cadáveres.
TITO LO SABÍA TODO
Tito y su Cuartel General, por lo visto, sabían todo desde el principio: que en los bombardeos anglo-americanos de las ciudades más grandes en Serbia y en Montenegro muere gente inocente y que las bajas alemanas eran mínimas.
Esto se puede ver de la carta que desde Vis escribe Edvard Kardelj el 29 de julio de 1944 al Comité Central del Partido Comunista de Eslovenia.
Él recuerda a sus colaboradores que el Cuartel General de Tito propuso el bombardeo de Ljubljana (capital de Eslovenia- nota del traductor), en un tono de enfado:
“No entiendo que necesidad os impulsa a hacer eso y a quién beneficiarían esos bombardeos. No cabe duda que Ljubljana tendría miles de nuestros hombres muertos y que el enemigo apenas los tendría. DE ESO TENEMOS EXPERIENCIA DEL RESTO DE YUGOSLAVIA.
Tened en cuenta –avisa Kardelj- que los aviones aliados bombardean de una forma ESPECIAL, cubriendo territorios enteros. Imaginaos cómo sería eso en Ljubljana. Sería EXTREMA IMPRUDENCIA Y FALTA DE RESPONSABILIDAD ante el pueblo no tener en cuenta esos momentos. Eso no se refiere sólo a Ljubljana sino también a otros puntos”.
Así que Kardelj –gracias a su posición privilegiada salvó a Ljubljana de los bombardeos al igual que el resto de Eslovenia, sin embargo las destrucciones de Serbia seguían. Es más se ecrudecían, a pesar de que Tito y sus colaboradores sabían que los alemanes “apenas tienen bajas” y que los ingleses y norteamericanos “bombardean de un modo especial”, “que cubren territorios enteros, que sus objetivos no son aislados edificios alemanes y que el único balance de los bombardeos son miles de nuestros muertos”.

Radio Beirut en su programación anunció que en los aviones que repartían muerte había tripulantes yugoslavos que Tito envió a principios de 1944 para ser entrenados en las bases anglo-americanas en el sur de Italia.
En esta tercera destrucción de Belgrado murió alrededor de 2.000. varones, mujeres y niños.
Siete días después en el Camenterio nuevo se reunieron miles de belgradenses para homenajear las víctimas de los ataques anglo-americanos. Habló el mitropolita Josif:
“Los ataques que el pueblo serbio y su capital heroica sufrió en los días de Pascua: el 16 y 17 de abril y que luego se repitieron el 18 de mayo no se los merecía bajo ningún concepto. Eso ni se puede justificar ni se puede permitir.
(...) Por regla general se dice que se buscan los objetivos militares, así que nos preguntamos: ¿son objetivos militares iglesias, hospitales, los pisos de los pobres, los viejos y los enfermos, esos son los objetivos que debían haber sido atacados? ¡Que contesten los que lo hicieron!
Los ataques se produjeron –siguió el mitropolita Josif- el día de la más sagrada fiesta cristiana, el día que celebramos la victoria de la vida sobre la muerte... ¿Dónde queda, pues, la civilización, dónde la cultura, dónde el cristianismo? ¡Que contesten los que lo hicieron!
Después del discurso del mitropolita Josif habl-o el ministro de justicia Bogoljub Kujundžić:
“Belgrado la capital de Serbia y lo serbio ha sido tres veces bombardeada sin piedad. No por objetivos militares sino por nosotros, esas víctimas inocentes que claman muertas: “Cuidado con los amigos falsos, que de los enemigos ya te sabrás cuidar”.
(...)
“Ese regalo de boda a nuestro joven rey Petar I Karadjordjevic - su amigo y aliado, no conoce la historia moderna. O tal vez eso sea el cirio que ustedes encendieron por cuenta de Josip Broz Tito en las tumbas de centenares de Serbios que creyó en la palabra de un imperio tan ilustre y en la amistad de un gran pueblo – inglés.
¿POR QUÉ SERBIA TODAVÍA GUARDA SILENCIO?
Nadie nunca hizo el trágico balance de las destrucciones anglo-americanas de las ciudades de Serbia y de Montenegro, ni siquiera se intentó señalar con dignidad el lugar donde diez mil víctimas inocentes perdió la vida.
El nuevo Gobierno comunista que fue creado bajo la sangre de estos inocentes, nunca pensó que era necesario hacer una lista de víctimas de los bombardeos anglo-americanos, ni que era imprescindible decir la verdad sobre las dichas operaciones.
Ni siquiera después de la caida del régimen de Tito y la caida de la Yugoslavia comunista no se hizo nada.
Hoy por hoy (el artículo data del año 1999) tampoco se hizo algo.

Después del tercer bombardeo de Belgrado mucha gente empezó a regalar dinero y víveres para los supervivientes.
La Cruz Roja de Belgrado repartía víveres a los belgradenses 3 kilos de carne salada de jabalí, un kilo de aceitunas y higos y medio kilo de jabón. A los niños menores de diez años se les entregaba un kilo de uvas pasas, higos y avellanas. Hubo cuatro cocinas móviles en Belgrado que repartían comida gratis a los belgradenses.
Mientras Belgrado y otras ciudades del interior de Serbia enterraban sus muertos y cuidaban de sus heridos, “los liberadores ingleses y norteamericanos” continuan su fiesta de sangre. Por sexta vez se bombardeó Niš. Las fuerzas aéreas de los ingleses y los norteamericanos en la madrugada de 9 de junio de 1944 entre las 2:30 y 3 de la madrugada arrojaron sobre Niš 400 bombas. La gente murió mientras dormía.
Dos días después el 11 de junio a las 9 de la mañana, “los aliados” occidentales arrojan bombas sobre Smederevo. Cayeron 500 bombas que mataron 80 personas y hirieron a 200 habitantes de esta ciudad.
A la vez los anglo-americanos otra vez bombardean Niš. Se repiten las mismas imágenes: los escombros, las víctimas inocentes, los gritos, nuevas tumbas.
A parte de arrojar bombas LOS ANGLO-AMERICANOS arrojan “los regalos sorpresa” que al abrir estallan: como pintalabios, cajas, bolígrafos, etc. matando a la gente o con mejor suerte dejándolos sin brazos, manos o dedos.
Estos bombardeos siguen la destrucción de Niš, octava vez ya. Poco antes de media noche entre 14 y 15 de junio se arrojaron unas 200 bombas. Ocho días después –23 de junio- a las 10:15 de la mañana “los liberadores occidentales” arrojan sobre Niš bombas de fósforo.
El 3 de julio de mañana los bombarderos otra vez vuelan sobre Belgrado.
Radio Londres anunció en su programa que han sido destruidos importantes objetivos alemanes, que en realidad quedaron intactos, sin embargo ni se mencionaron las víctimas inocentes que se sacaban varios días bajo los escombros.
Con el consentimiento del Cuartel General de Tito los bombardeos anglo-americanos eran cada vez más despiadados. El 22 de julio de 1944 los aviones se precipitaron sobre un tren que transportaba civiles entre Kraljevo y Čačak. Mataron a cuatro viajeros y hirieron a 12, sin embargo en la estación de Kraljevo las víctrmás eran mayores - 30 muertos.
El mismo día se bombardeó Kraguljevac, las bombas mataron a más de 30 inocentes.
En Belgrado esos días se podía visitar una exposición bajo el título “La vida sigue”.
El destino de Serbia seguía otro camino. El vierne 11 de agosto de 1944 se organizó la destrucción nocturna de Kraljevo. Seis bombas cayó sobre el Horfanato. Sólo en una fosa común se enterraron 40 mártires de Kraljevo.
Medio Kraljevo vino a decir el último adiós a sus víctimas inocentes, la misa oficiaron 10 sacerdotes.
“¿El final e la guerra depende de la matanza de víctimas inocentes? – preguntó Milan Sretenović -el sacerdote de Žiča. Nostoros queríamos que nos dejaran del lado, sin embargo, todo se nos derrumbó encima. ¡Quita ese mal de nostoros, Dios santo! ¡Recibe y protege ese pequeño pueblo serbio que no quiere guerra! ¡Haz que esto sean las últimas víctimas! ¡Haz que los serbios puedan arar en paz sus campos!”
Mientras tanto “la liberación” cobrara nuevas víctimas. “Los aliados” mataron en Alibunar 128 personas, entre ellos hubo mujeres y niños.
Pronto se arrojaron sobre Niš unas 800 bombas, y el 21 de agosto de 1944 la segunda ciudad más grande de Serbia fue completamente destruida.
Sobre Peć (Kosovo y Metohija) cayeron bombas de 500 kilos. Fueron destruidas Ćuprija (Serbia), Markovac, Žitkovac y muchos otros pueblos y ciudades indefensos.
Tres días después 6 de septiembre cuando se celebraba en las iglesias serbias el nacimiento de Petar II Karađorđević, a las 10 de la mañana empezaron nuevos bombardeos de Belgrado. Ese mismo día Belgrado sufrió tres terremotos.
Muchos belgradenses regalaban víveres para las cocinas ambulantes.
El inspector de la Fábrica de azúcar regaló 16,5 kilos de calabacines y 4 kilos de patatas; Dr. Milorad Nedeljković, ministo, regaló 10 kilos de patatas, Desa Nedeljković-Dugalić 13 kilos de judías verdes; Aleksandar Plavšić regaló un menú para 20 personas; Milutin Kuprešanin regaló 15 kilos de col; Vladimir Cvetković tres kilos de tomates; Mihailo Simić 15 kilos de judías verdes; el pastelero Dragiša Sandić regaló 20 kilos de col, 10 kilos de carne, 20 barras de pan y 250 pasteles, etc.
Los belgradenses dormían 2-3 horas y se levantaban a las cinco de la madrugada para terminar las tareas domésticas y luego meterse en los refugios.
Por aquél entonces bajo las órdenes del mariscal Tito y Koča Popović los aviones “aliados” atacaron Leskovac que fue destruida más que cualquier ciudad de los Balcanes en la Segunda Guerra Mundial.
El día 6 de septiembre de 1944 "Todo Leskovac se levantó en una alta humareda de humo y escombros... lo que quedó de la ciudad yacía envuelto en un manto de humo” escribió el testigo de este acto terrorista Fizroy McLeyn el delegado de Churcill en el Cuartel General de Tito, y más tarde amigo de Tito a quien el mariscal después de acabada la guerra -en signo de agradecimiento- regaló una villa en la isla Korčula, en actual Croacia.
De 28.000 habitantes la vida perdió más de 6.000 personas.
LA SEMANA DE RATAS
Tan sólo en la primera semana de septiembre los ingleses y norteamericanos -diariamente- con sus 200-300 cazadores y bombarderos destruían lo que quedó de Serbia. Desde el día 1 hasta el 7 de septiembre de 1944 ejecutaron 1.973 vuelos de combate sobre las repúblicas de Serbia y Montenegro y la dicha operación pusieron el nombre “LA SEMANA DE RATAS”.
Esta invasión aérea clásica fue ejecutada 33 días después de que el más cercano colaborador de Tito Edvard Kardelja afirmó que los bombardeos anglo-americanos de nuestras ciudades “apenas tienen bajas de los invasores alemanes, sin embargo el único resultado de estas acciones son miles de muertos entre nuestra gente.”
Diez días tras “La semana de ratas” el mariscal Tito voló desde Vis a un encuentro secreto con Stalin.

No hay comentarios: