miércoles, 20 de diciembre de 2006

LOS DEL LEJANO ESTE DE EUROPA

Un día se nos estropeó el calentador y llamamos a un fontanero. Vino un señor muy dicharachero de Valladolid.

- ¿Y tú de qué país eres?
- De Serbia.
- ¿Siberia?
- No. No tan lejos. Soy de Serbia.
- Ah, sí. Los de...de... éste... ¿cómo le llaman?
- ...
- Hombre, donde hay tantos fudbolistas buenos. Je, je.
-...
Supongo que quiso decir otra cosa pero supo salir del apuro.
***
Luego se fue a la cocina para ver el calentador en cuestión. Lo abrió.
- Muy mal asunto. Está roto.
- ¿No tiene arreglo?
- Pues no. Pero, yo te voy a enseñar un apaño. Enciéndeme allí.

El calentador empezó a echar chispas.
- ¡Apaga, apaga!
-...
- Bueno. Mira. Como en su país, allí en Rusia ni saben qué es agua caliente... Je, je. Quiero decir como allí no tienen agua caliente... ¿Te da igual, no?
- Sí, hombre, sí -dijo mi marido- nos vamos a duchar con agua fría como en la mili.
.

No hay comentarios: