viernes, 5 de enero de 2007

SUPEREMOS TODAS NUESTRAS DIVISIONES


El patriarca Pavle
foto: D. Cirkov
fuente: el diario serbio "Politika", Belgrado

El mensaje navideño de la Iglesia Ortodoxa Serbia
Superemos todas nuestras divisiones
Llamamiento a los serbios de Kosmet a que aguanten

(fragmento)
Su Santidad el patriarca serbio Pavle en su mensaje navideño hizo un llamamiento a todos los fieles que rezen pidiendo el cese de todas las divisiones, para que mostremos la fe pura y ser uno en el Señor.
"¡Procuremos -con en el júbilo de las fiestas navideñas- reconciliarnos y reunirnos alrededor de la cuna del Niño Jesús, y, superemos todas nuestras divisiones sin sentido! Por supuesto, hay que reflexionar sobre todo, confrontar distintos puntos de vista y debatir, pero eso no debe ser la razón para el odio mutuo o el odio hacia cualquier persona. Tiene que valer la norma que el que quiere ser primero debe servir a todos", declaró el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Serbia.
El patriarca Pavle en su mensaje navideño dijo que los serbios de Kosovo y Metohija y otros que han sido expulsados de sus hogares están venciendo tanto a sus persecutores como a los que creen que a la meta pueden llegar derrotando a otros, y hizo un llamamiento a los serbios de Kosmet que aguanten hasta el final.
"Creemos profundamente que llegará el tiempo cuando los violentos se avergonzarán. Rezamos por nuestros enemigos para que se den cuenta que el hacer el mal no puede traer bien a nadie. Han de saber que, tras todas las derrotas con las que humillan a otros, al final derrotarán a sí mismos con la sinrazón", destacó el patriarca Pavle.
El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Serbia anunció a los fieles que en el obrar bien, el perdón y la oración deben ser constantes hasta el final, "sabiendo que la victoria que vence el mundo - es nuestra fe". "Los ortodoxos serbios en Kosovo y Metohija sienten eso más que nadie, al igual que muchos otros que se quedaron sin sus casas y aquellos expulsados de sus hogares".
El Patriarca, como subraya "desde el amor y sin faltar el respeto" advirtió a todos aquellos que cometen el pecado de matar bebés (se refiere al aborto), y, llamó a los fieles a mostrar el amor al prójimo sin hipocresía al igual que hacia todos los hombres venciendo a si mismos, superando su propio egoísmo, a que salgan de sus propios intereses hacia el sacrificio, lo generoso.
"Cometemos el peor pecado matando bebés, por no reconocer que eso es un pecado motivado por el egoísmo de los padres indignos. Es el peor de los asesinatos, el rechazo de la bendición de Dios y privación de derecho a la vida. El niño que aún no ha nacido no es sólo un feto sin nombre, es un hombre -un ser vivo".
(...)
Kosmet- parte norte de Kosovo

1 comentario:

apotemao dijo...

Que tengan felices fiestas.
Te felicito por tu blog, es una muy buena iniciativa y tus temas son interesantes.
por favor incluye también temas agradables, recuerda que no siempre queremos ver la realidad, a veces necesitamos distraernos de ella.
Un gran beso