sábado, 9 de junio de 2007

LA GLOBALIZACIÓN




foto: Ignjat Gatalo, diario serbio "Politika"

fuente: EL DIARIO SERBIO: "POLITIKA"
LA ADULACIÓN BLASFEMA DE LA GLOBALIZACIÓN
Los serbios quieren el cambio pero no saben cómo cambiar

"En términos filosóficos la globalización es sinónimo de una vida mala y sin sentido, la dominación total del capital sobre el hombre y una impotencia horrible y falta de libertad que es causa de esa impotencia. La crítica dominante de la globalización no está excenta de sentido pero está simplificada y inconsistente.
Esa crítica pretende cambiar las consecuencias sin cambiar las causas y el sistema. La elite antiglobalista así hace la pelota al ciudadano medio que se queja por no poder gastar lo que quisiera y lo que le ofrece el mercado global.
Así que no es un grito por la libertad y el sentido de la vida sino el grito por el mayor poder adquisitivo.
Globalización es para algunos madre y para otros madrastra. Esa madre quiere a los modestos, trabajadores, disciplinados y educados. Para todo el resto ella es una madrastra que no pierde el tiempo en educar, sino sólo ignora y castiga.
La elite financiera invierete donde es más ventajoso, sin sentimientos y patriotismo económico. La lealtad se debe al capital y sus dueños, y no a los estados de donde proviene. La globalización abrió las fronteras y hizo posible la libre circulación del capital y mercado sin la fuerte protección aduanera. La oportunidad la tuvo todo el mundo, sin embargo no la aprovecharon todos.
Los modelos exitosos de la adaptación a la globalización están agrupados en lel sureste de Asia. Son ejemplos escolares de cómo la pobreza extrema se convierete en las economías modernas y desarrolladas. El éxito es mayor porque el crecimiento económico no está basado en los donantes, tutores, apuntadores o grandes integraciones. El éxito económico de esos países está en ellos mismos, se lo deben a sus ciudadanos y su sudor. Si hubieran depositado su destino a los inversores extranjeros esos países nunca hubieran llegado a ser potencias tecnológicas como hoy y seguirían produciendo textil, zapatos y juguetes.
Las mayores pérdidas relativas de la globalización están en los países más desarrollados de Europa. Los ciudadanos de esos países aceptan a regañadientes la realidad del mundo de la globalización, se resisten a los cambios y tratan de vivir como antes. El gran capital les castiga y poco a poco les enseña quién corta el bacalao. Estos días Alemania recibió grandes elogios por su exitoso enfrentamiento con las reglas del juego de la globalización. Más o menos Alemania aprendió la lección y los alemanes están de acuerdo que les bajen los sueldos. Los franceses empezarán la lección ya desde mañana. LA GLOBALIZACIÓN ABORRECE LA SEGURIDAD SOCIAL Y ESTABILIDAD Y NO PERMITE QUE SE REDUZCA LA JORNADA LABORAL.
¿Dónde está Serbia en la globalización? Ni aquí ni allí. Los serbios viven modestamente por necesidad pero no son modestos. No son muy trabajadores, ni mucho menos disciplinados mientras viven en Serbia (cuando viven fuera ya es otra cosa.) Los que tienen estudios miran cómo podrían escaparse al extranjero, y los que no tienen los estudios, a no ser que están orgullosos de ello, algunos irán pensando en cómo podrían compar el diploma. Todo eso favorece el estado serbio con el apoyo sistemático. El apoyo sistemático significa la absoluta y inadmisible pasividad de la sociedad.
Serbia no sabe dónde quería ir así que espera de los extranjeros que le enseñen el camino. Con el grito por el capital extranjero sólo se reconoce indirectamente que están en un callejón sin salida. Serbia tiene el dinero suficiente para el desarrollo, pero no sabe dónde invertirlo ni qué hacer con él. Lo más fácil es gastarlo en la mala compra de la paz social. El problema no radica en la falta del dinero sino de ideas –estatales, sistemáticas, económicas. Los serbios quieren cambios pero no saben cómo cambiar. Serbia no tiene la elite con un líder que podría iniciar y liderar los cambios. La elite que tenemos sólo se preocupa de sí misma y de los suyos. Lo hace de maravilla.
Los extranjeros no vienen en la cantidad ni en la calidad que podría ayudar a Serbia a integrarse en el mundo global. Vienen sobre todo por el mercado serbio y por los consumidores serbios. Serbia es demasiado cara y ineficas para entrar en una competición internacional seria. Estos defectos domésticos la mala política económica potencia adicionalmente.
LA GLOBALIZACIÓN ENFRENTA BRUTALMENTE A LOS ESTADOS CONSIGO MISMOS Y CON EL MUNDO EN QUE VIVEN. EN ESE MERCADO LOS ESTADOS SE VENDEN AL CAPITAL. LOS MEJORES ESTADOS SON LOS QUE MEJOR SE VENDEN. EL CAPITAL ES EL ÚNICO COMPRADOR, ASÍ QUE PUEDE ELEGIR SEGÚN LAS LEYES QUE HA IMPUESTO , EJECUTA Y CONTROLA ÉL SOLO. OTRO MERCADO NO EXISTE, DE ESE MUNDO UNO NO PUEDE ESCAPARSE.
Para un país pequeño es mejor que no critique el proceso en el cual no puede influir. Con el sunami se vive, no tiene sentido estar a favor o en contra de él. Si hay que vivir con la globalización, y por lo visto es así, no estaría mal enfocarlo desde su lado positivo. El lado positivo es feroz pero ofrece una oportunidad a quien sabe aprovecharla".
(publicado el 8 de mayo de 2007)
PUBLICISTA Y CONSULTOR FINANCIERO NEBOJŠA KATIĆ
(traducción y el subrayado Vesna Floric)

1 comentario:

Lina dijo...

Hola, gracias por enviar tu página. La visité toda. Es muy interesante. Visité Belgrado en marzo de 2000, fui invitada como observadora a un congreso de la OTAN contra Yugoslavia, que se celebró en el Hotel Continental. Cerca había un gran edificio bombardeado. Crucé el puente hacia el centro y el corazón se me iba cayendo a pedazos cada vez que veía los edificios bombardeados. Fui a Novo Sat ¿? a ver lo que hicieron de los puentes y no podía creerlo. Tengo muchas fotos y recuerdos de Belgrado.

Con gran cariño, de México

Lina Zerón