domingo, 20 de mayo de 2007

LA PRIMERA COMUNIÓN

Entre el traje o el vestido, el anillo, la comilona y etc. los padres españoles se gastan la friolera de varios miles de euros. Y el menú parece de boda: el cóctel de gambas, el queso manchego, el jamón serrano, lubina con salsa de naranja - ¡vamos que ni los Príncipes en su boda!

Lo que es peor es que nadie habla del significado de la Comunión. ¿Qué es la Eucaristía? ¿Qué es la Penitencia? En fin, creo que se habrá perdido en el camino de la Fe. Así que la tan ansiada primera Comunión se ha convertido en todo menos en un acto religioso y acto de Fe verdadera de la unión con Cristo.

Me vienen imágenes a la memoria, de cuando yo hice la primera Comunión. Era hace mucho tiempo. Por suertre en mi país - Serbia- se celebra de la misma forma que hace siglos siguiendo la tradición: no hay ni comilonas, ni cientos de invitados, ni trajes caros. Los niños se visten con sus mejores trajes y se invitan sólo los familiares. Los niños se preparan para la primera Comunión mediante oraciones y un ayuno riguroso (que dura 6 días hasta el domingo) a base de comer sopas de verduras o verduras asadas, es decir -no se come ni carne ni aceite-.

Antes de la Eucaristía los niños han ayunado seis días, se confiesan y después de confesarse pueden recibir la Eucaristía, en la religión ortodoxa son trocitos de pan hecho sin levadura y vino. Me cuenta mi marido que en la religión católica los niños españoles también se preparan para la Eucaristía con la ayuda de sus padres: buscan el traje más caro, el restaurante más caro, invitan más gente que sus primos o vecinos...
Resumiendo en España la primera Comunión es una galería para determinar quién ha gastado más en el traje, en la comilona, en el anillo, en el fotógrafo y etc. etc. mientras que Jesucristo está en segundísimo plano. Lo material prima sobre lo religioso. Si Cristo levantara cabeza...