martes, 17 de mayo de 2011

UN DÍA CUALQUIERA


Sí, la de la foto soy yo. Esto puede parecer culto a la personalidad, pero no es así, más quisiera yo aparecer así en algún periódico o revista de cine. ¡Je, je!
Hoy es un día cualquiera. Sí, uno de esos días que son iguales que la semana pasada y la anterior y la otra... y así... O sea nada nuevo, ni sorprendente, ni emocionante ha sucedido en mi vida. Lo de siempre, vamos. Gregoria, una gitana anciana y viuda desde hace casi un año, se va temprano a mendigar a la puerta de la Catedral Nueva de Salamanca. Sus dos hijos que no dan ni un palo al agua ni se han levantado. Más tarde fisgoneo por la ventana, (no es que no tengo una peli mejor para ver, pero esto parece un documental) que el hijo mayor, el que tiene alguna enfermedad mental, monta su bici, yo le saludo por la ventana, y él se va a dar una vuelta. El otro hijo, el que se fuma unos porros, se pone un gorro en la cabeza, se saca un cigarro del bolsillo y se va alejando lentamente. Ohhh, esto parece una peli de Jimm Jarmusch.

Si yo tuviera dinero me haría de oro, me digo a mi misma. Ya, pero Jimmy es Jimmy y yo estoy sin blanca. Bueno, exagero tengo la RAI, así que no puedo decir que soy una muerta de hambre, algo es algo. En fin... Ya os contaré...

No hay comentarios: